Diferentes hernias discales.

Hernias Discales causas y prevención.

A día de hoy, la hernia discal, bien sea lumbar o cervical, es una patología muy extendida y sufrida por muchas personas.

La columna vertebral está compuesta de vértebras entre las cuales se encuentran los discos intervertebrales. Estos discos actúan como una especie de almohadillas o cojines que permiten amortiguar las presiones y los choques entre las vértebras.

Cuando sufrimos un golpe, caída, accidente, sobre esfuerzos repetidos o incluso malas posturas repetidas y continuadas en el tiempo estos discos soportan una enorme presión. Si el disco llega a ser aplastado de forma repetida empieza a crear fisuras y deja escapar una parte de los tejidos contenidos en su interior ( núcleo pulposo) . Cuando esto sucede, hablamos de hernia discal.

CAUSAS

La hernia es una consecuencia de demasiada compresión y de mala posición de las vértebras; lo que se hernia es la parte interior del disco que es como una gelatina. El disco es un “amortiguador” que protege la columna; separa las vértebras creando un agujero intervertebral por el cual pasa la raíz del nervio.

 La raíz y los vasos sanguíneos que se encuentran en su periferia son muy sensibles a la presión. Por eso la altura de el disco (que es determinada por su hidratación y núcleo) es tan importante. Precisamente este “espacio” creado por el propio grosor y altura del disco intervertebral es lo que conviene conservar a largo plazo y es solo ocurre si el disco se mantiene intacto.

Lo que se debe entender es que la hernia en sí es un “efecto” y que para poder sanar la hernia se tienen que corregir las “causas”. Sin corregir las causas el disco no puede reabsorber la gelatina (núcleo) y cicatrizar. La mayoría de hernias de disco o protrusiones se tratan con quiropráctica en muchos países del mundo con éxito.

La quiropráctica sana la hernia discal y se puede evitar en muchos casos la cirugía. Es recomendada porque corrige las causas de la hernia y por eso el disco puede sanar, evitando también la degeneración del disco y las vértebras.

El quiropráctico tiene como objetivo restablecer las relaciones normales del tejido para que la hernia sane y la persona recupere su función. El quiropráctico también sabe que la degeneración será el enemigo a largo plazo y quiere evitar o ralentizar la degeneración discal y de las vértebras en el paciente.

La hernia de disco se sitúa entre las tres razones principales por las cuales los pacientes buscan a un doctor en quiropráctica.

Si usted padece de protrusión discal, principios de hernia o hernia de disco, le conviene saber que el quiropráctico es su mejor opción.

Según un reciente artículo de Harvard Medical School. El quiropráctico es la primera opción para prevenir y curar dolores en la zona lumbar.

https://www.health.harvard.edu/pain/where-to-turn-for-low-back-pain-relief

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *